Barrio Yungay: la casa del roto ahora es "zona típica". La Nación.

http://www.lanacion.cl/prontus_noticias_v2/site/artic/20090115/imag/FOTO_0120090115195932.jpgViernes 16 de enero de 2009

Por Patricio Jara Morales / La Nación

Durante tres días, el sector festejará nuevo estatus
Barrio Yungay: la casa del roto ahora es "zona típica"

Ad portas de celebrarse los 170 años de la gesta heroica del "roto chileno" en Yungay, las historias de este histórico rincón santiaguino reviven en las voces de sus vecinos. En las celebraciones estarán Redolés, Manuel García, Juana Fe y Banda Conmoción.

Un decreto de 1839 del Presidente José Joaquín Prieto, denominó Campo de Yungay al antiguo Llanito de Portales. La victoria de las fuerzas enviadas por la oligarquía chilena a combatir contra la Confederación Perú-Boliviana, el 20 de enero de aquel año, dio motivo para bautizar al emergente barrio trazado entre la acequia de Negrete (hoy calle Brasil), avenida Matucana, el camino a Valparaíso por San Pablo y la Alameda de las Delicias. En su epicentro se instaló la Plaza de Yungay, corazón de las celebraciones que conmemorarían para la posteridad este histórico episodio y cuna de un arco de triunfo que lo simbolizaría, repensado con posterioridad en un Monumento al Roto Chileno, escultura de Virginio Arias que representaría al anónimo dueño de virtudes y gallardías, al errante, al vagabundo, al trabajador esforzado que no esperaba nada por su sudor regado en las calles, ni siquiera una estatua afrancesada descubierta un 7 de octubre de 1888 por decreto oficial, casi cayéndose del pedestal de su propia historia.

Es en esa manzana, entre Santo Domingo, Rosas, Libertad y Sotomayor, donde cada 20 de enero la manifestación espontánea del pueblo celebra al roto, como un reflejo medio difuso de sí mismo entre tanta renovación y aires de progreso neoliberalizado. Hasta nuestros días, la Fiesta del Roto Chileno es festejada en la Plaza Yungay como si fuera su primer aniversario: con misas, actos cívicos y discursos oficiales en el día; y "con una fiesta popular en la noche, en que las ofrendas florales desaparecen bajo la multitud enfervorizada", según dice Sebastián Redolés, vecino nacido y criado en la calle Cueto, justo detrás de la plaza.

"Mi viejo me contaba que la gente se comía las flores", agrega acto seguido. Su padre, Mauricio, retornó en 1985 desde el exilio inglés a vivir al barrio. Luego compuso un blues, cantó una historia de dealer ambientada en sus calles y mostró a una pareja desnudándose en un motel de Catedral para repeler el miedo a la muerte, al clero y a la propaganda dictatorial. En 1998, registró en "Bailables de Cueto Road" la memoria de sus antiguos emporios, bazares y fuentes de soda, en calidad de auspiciadores de un programa radial no destinado al aire sino que al disco. Para su primo y escritor, Rolando Rojo Redolés, la vida en el barrio ha sido el motivo central de su escritura, "porque uno siempre tiene un tema que lo va repitiendo", sostiene.

VERY TIPICAL

El arduo trabajo comunitario de sus vecinos dio alegres frutos el pasado miércoles, cuando el Consejo de Monumentos Nacionales aprobó la declaración de "zona típica" para el Barrio Yungay, lo que aseguraría la preservación de las fachadas de sus inmuebles en un radio de 120 hectáreas, protegiéndolas ante la embestida inmobiliaria que ya había conseguido destruir parte del valor patrimonial del sector. "Parece una contienda desigual, pero el trabajo, la perseverancia, la organización y sobre todo la movilización ciudadana pueden torcer el destino de una ciudad y demostrar que no todo está perdido", afirma Rosario Carvajal, una FOTO_02 W:200 H:276 22 kbde las voceras de Vecinos por la Defensa del Barrio Yungay, organización ciudadana que elevó la propuesta al consejo. Motivo suficiente para que este 2009 la Fiesta del Roto Chileno se celebre en grande. Partirá el domingo 18 y culminará con 170 cuecas el martes 20, dándose impulso al rescate de la conmemoración del 5 de abril de 1839, la verdadera fecha de fundación del Barrio Yungay.

"FRAGILIDAD PELIGROSA DE CORROMPERSE"

"Este barrio representa el comienzo republicano de Chile", afirma José Ángel Cuevas, el poeta santiaguino que en dictadura gustaba de salir a recorrer la ciudad como un errante. En efecto, ilustres personajes de la vida pública nacional, como Ignacio Domeyko y Eusebio Lillo, fijaron alguna vez su residencia en este apacible rincón capitalino. Augusto D Halmar ambientó en él su novela "Juana Lucero" (1902), mientras que "La sangre y la esperanza" (1943), de Nicomedes Guzmán, retrató la marginalidad proletaria del sector Mapocho, el patio trasero del barrio.

La poetisa Ivonne Gutiérrez vivió desde los 3 hasta los 33 años en ese sector. Desde allí vislumbró las diferencias sociales marcadas entre los que habitaban de Mapocho a San Pablo, los sectores más populares, y desde Rosas hacia el sur, la gente más adinerada e ilustrada. "Los cines, que eran una concentración de la vida social del barrio, tenían galería, balcón y platea, donde se podía apreciar la distribución de clases", apunta Rolando Rojo, quien de pequeño pasaba sus días al alero del Minerva, el O*Higgins y el Colón, vendiendo helados, acomodando al público o ayudando a traer las cajas de películas junto a sus amigos pandilleros.

Los burdeles también constituían identidad barrial a mediados del siglo pasado. "La calle Bulnes, desde San Pablo a Rosas, era una sucesión de prostíbulos de todos los tamaños, colores y precios. Nosotros, siendo muy jóvenes, comenzamos nuestra vida sexual en esos lugares", reconoce Rojo, ambientes donde comenzó su idilio con la noche y el vino: "El hecho sempiterno de no tener oportunidades, de que mis amigos no tuvieran la posibilidad de estudiar como yo la tuve, significó que ellos quedaran sumidos en este barrio. Muchos murieron de cirrosis, o de desesperanza tal vez".

Amigos que representaron el fiel reflejo del roto. "Creo que hoy se ha intensificado su historia, su destino amargo de no tener ninguna recompensa, de morir anónimamente trabajando toda la vida, de haber peleado en una guerra que quizás para ellos no significaba mucho". A propósito de las fuentes de soda, que según Rojo regaban cada esquina de San Pablo, cuenta una historia ocurrida en una noche de antaño en Los Buenos Muchachos: "Aquella vez se acercó un mendigo. Alguien quiso darle una moneda y la rechazó. Entonces sacó un limón y le perforó un hoyito, desde donde comenzó como a desangrarse. Cuando se vació el jugo, nos miró y dijo: *esta es la vida, muchachos*, y se fue". Esa misma noche, uno de los chicos del barrio, "tal vez el más joven, el más alegre, el más hermoso", según él, se pegó un tiro.

FIESTA DEL ROTO CHILENO

La Plaza Yungay será el epicentro de este tradicional festejo popular capitalino. Mauricio Redolés, Manuel García, Juana Fe y Banda Conmoción, entre otros, tocarán el domingo por la tarde. El lunes, a partir de las 18:30 hrs., habrá muestras de teatro, danza y audiovisuales. La celebración culminará el martes 20, Día del Roto Chileno, donde cuequeros de la talla de Mario Rojas, Las Niñas, y Los Chinganeros, entre otros, entonarán 170 cuecas desde las 16:00 hrs.

Nota publicada en:
http://www.lanacion.cl/prontus_noticias_v2/site/artic/20090115/pags/20090115195932.html

Joomla templates by a4joomla