Del barrio Yungay a las adivinanzas: seis iniciativas de lujo

Domingo 31 de Mayo de 2009 / El Mercurio


DÍA DEL PATRIMONIO
Escogimos atractivos proyectos que se desarrollan hoy en Chile:

Del barrio Yungay a las adivinanzas: seis iniciativas de lujo

No tienen la atención masiva de la prensa ni suelen contar con fondos millonarios. Pero hay personas e instituciones que, en silencio y con pasión, trabajan en torno a nuestras raíces culturales.

MAITE ARMENDÁRIZ AZCÁRATE y ELENA IRARRÁZABAL SÁNCHEZ


Publicaciones de Diego Matte

El editor Diego Matte está empeñado en sacar adelante una serie de publicaciones dirigidas a rescatar contenidos vinculados a la ciudad, la identidad y el paisaje. "Nuestro trabajo se destaca por la manera en que son tratados estos temas patrimoniales, por la calidad de la fotografía y el diseño, lo que otorga una original perspectiva de la realidad que nos rodea", explica.

El 2008, luego de conseguir el aporte de empresas privadas y la ley de donaciones culturales, Matte publicó "Mapocho, torrente urbano" y "La Vega". En la actualidad prepara "STGO 2010". "Consiste en una interpretación de nuestra ciudad y sus espacios públicos a través de la mirada de cuatro fotógrafos jóvenes, junto a una serie de relatos".

También trabaja en la elaboración de un libro de estudios y fotografías que retraten el patrimonio histórico y natural del río Biobío a lo largo de su recorrido. "Su cuenca es reconocida por la riqueza de su paisaje y su impresionante pasado histórico". La idea es adentrarse en la cultura del agua en esa región e investigar los usos históricos y actuales del recurso y de su navegación. Destaca que Chile está compuesto de una sucesión de hoyas hidrográficas dentro de las cuales se han establecido las grandes ciudades, "siendo los ríos protagonistas silenciosos en la vida de esos valles". También está se empeñado en una serie de proyectos relacionados con otras cuencas como el Loa y el Huasco, "para los que estamos buscando auspicio".

Sin dar demasiados detalles "porque siempre hay copiones", el joven editor adelanta que han elaborado una propuesta integral para el rescate de lugares de Santiago que no son considerados oficialmente como de interés turístico, pero que poseen un valor patrimonial. "En cada cuadra mostraremos que existe un tejido urbano digno de rescatarse".Esta iniciativa contempla un mapa guía, una web y el diseño de un logo con su gráfica.

José Pérez de Arce rescata los bailes chinos y el guitarrón

"Las dos investigaciones más sorprendentes que he realizado se basan en la increíble riqueza musical vernácula de Chile central, de la cual somos ignorantes", dice José Pérez de Arce desde su oficina en el Museo Chileno de Arte Precolombino, donde se encarga, entre otras labores, de los celebrados montajes museográficos. El primer descubrimiento de este investigador, musicólogo y experimentado ilustrador científico nace tras su paciente observación de flautas prehispánicas con una forma interior del tubo especial, que se repetía consistentemente en diversas culturas desde el sur de Perú hasta el sur de Chile durante 2.000 años. "Para responder esa interrogante llegué el año 1992 a los 'bailes chinos' (chino, quechua = servidor), junto a Claudio Mercado quien hoy es uno de los mejores 'chinos' de la región". Recuerda que los antecedentes con que contaba de los "chinos" eran muy pobres; "encontré sólo unas pocas menciones despectivas y lacónicas acerca del sonido. La realidad sobrepasó lo imaginable: la tradición prehispánica del 'sonido rajado' ha permanecido viva, con flautas que suenan como pares, con un espectro armónico riquísimo y denso; con orquestas que multiplican ese sonido durante horas en dimensiones que sobrepasan nuestras categorías de definición de la música, tales como timbre y armonía".

El otro descubrimiento de Pérez de Arce está relacionado con el guitarrón chileno, "una especie de guitarra con 25 cuerdas, que me intrigó cuando lo dibujé para el libro 'Oyendo a Chile' de Samuel Claro, (1980). Pero recién en 2002 me decido, primero a estudiar el instrumento con Santos Rubio, una de las dos personas que conserva la tradición ancestral en Pirque, y luego a investigarlo". En su revisión de antecedentes, apenas encontró una mención a lo "curioso" del encordado. Su investigación, en cambio, definió esa'rareza' como una búsqueda de un sonido fluctuante entre varios instrumentos que tocan juntos, "un concepto absolutamente inédito, cuyo único nexo lo constituye, justamente, el acervo estético sonoro de los 'chinos' locales".

Ambas investigaciones se enmarcan en un campo mayor que abarca toda la investigación musical americana andina y etnográfica. "Sus resultados son parte de lo que he llamado el fenómeno del 'indio invisible', que oculta lo que viene de la raíz cultural indígena, ya sea a través de la denigración ('eso no es cultura') o simplemente ignorándolo, que abarca todo nuestro continente y recién en la última década está comenzando a ser revisado".

Pérez de Arce comunica los resultados de sus investigaciones en congresos, publicaciones y material audiovisual y musicalmente a través del grupo La Chimuchina, y luego La Pichimuchina en la línea de la música indígena, y el conjunto "Pérez", en la línea del guitarrón.

Las mil adivinanzas

"Blanca fui/ del agua nací/ pobres y ricos comen de mí". (la sal).

"Yo vi un cuerpo sin alma/ dando voces sin cesar/ puesta al viento y a la calma/ y en ademán de bailar". Respuesta: la campana.

Son sólo dos ejemplos de las mil adivinanzas tradicionales (que solían contarse en tertulias, sobremesas y velorios) recopiladas por el profesor alemán Rodolfo Lenz (1863-1938), que forman parte del legado de este académico, que la Biblioteca Nacional compró el año pasado y que está hoy siendo restaurado. Las cerca de mil documentos, casi en su totalidad manuscritos del estudioso -quien con muy buena letra escribía en alemán, pero intercalaba en español términos como "tortilla o "tonada"-, son el resultado del trabajo en terreno que Lenz realizó en forma pionera sobre la cultura popular, cuando pocos la apreciaban.

Estudioso de las lenguas (sabía italiano, francés, inglés, hebreo y ruso, entre otros idiomas), Lenz fue parte del selecto grupo de académicos germanos contratado para trabajar en el Instituto Pedagógico. Llegó a Chile en 1890, y realizó un esmerado trabajo de investigación en torno al pueblo y la lengua mapuche, los poetas y cantores del pueblo, la lira popular (versos que se imprimían en pliegos de papel y se vendían en lugares públicos), y otras expresiones que forman parte fundamental de nuestro patrimonio intangible. Su figura "dejó una huella muy profunda en nuestro país ", explica la activa Micaela Navarrete, del Archivo de Literatura Oral de la Dibam, que hoy resguarda y ordena su legado. Antes, investigadores como Manuel Dannemann realizaron estudios sobre el legado de Lenz.

Para la casa, una última adivinanza: "Fui a la plaza/ compré un negrito/ cuando llegué a la casa/ se puso coloradito". Si pasó los 40, seguro sabe la respuesta. .

Montan en Talca murales de Exposición de Sevilla

Cuando se celebró, en 1929, la Exposición Iberoamericana de Sevilla, siete grandes pinturas murales, de los artistas chilenos Arturo Gordon (1883-1944) y Laureano Guevara (1889-1969), obtienen el "primer premio" y la "medalla de oro". Los autores debieron trasladarse a Europa y destinar varios meses a la elaboración de estos lienzos que adornaron el pabellón chileno. En estos días, dos de esas obras que ya habían llegado a Chile, "La vendimia" y "La agricultura" están siendo montadas en sus bastidores en el Museo O'Higginiano y de Bellas Artes de Talca, luego de una prolija restauración realizada en el Centro Nacional de Conservación y Restauración (CNCR).

Tres de los siete murales expuestos en Sevilla fueron obra de Arturo Gordon. Además de "La vendimia" pintó "Frutos de la tierra" que fue robada el año 1996 y cortada en tres secciones para su venta. Tras ser restaurada en el CNCR hoy se encuentra en el Museo Regional de Rancagua. Por su parte, "La industria araucana" se exhibe en el Centro de extensión cultural de la Universidad de Talca en la ciudad de Curicó. Los cuatro lienzos restantes fueron pintados por Guevara: "La agricultura", hoy en Talca, y "Tejidos de Arauco", "La minería" y "La pesca", que se exponen en Curicó junto a la obra de Gordon.

"Los mayores deterioros que presentaban los murales eran la pérdida de base de preparación y capa pictórica y el débil estado del soporte en sus bordes, probablemente debido a los diversos traslados que las obras sufrieron", asegura Lilia Maturana, restauradora del CNCR.

Debido a sus grandes dimensiones ("La agricultura" tiene 210 cm. x 817 cm. y "La vendimia" 171 x 675 cm.) al aplicar los trabajos de conservación y restauración fue necesario utilizar un sistema tipo "papiro enrollado" que iba descubriendo la obra en la medida en que se avanzaba en su intervención.

Vecinos por la defensa del Barrio Yungay siguen la batalla

El 14 de enero pasado el Consejo de Monumentos Nacionales aprobó la declaratoria de zona típica para 113 hectáreas del barrio Yungay, recuerda orgullosa Rosario Carvajal, vocera de "Vecinos por la Defensa del Barrio Yungay", agrupación que elaboró y persiguió la propuesta técnica surgida desde la comunidad, con financiamiento de un proyecto Fondart el 2007.

Carvajal, licenciada en historia, es nacida y criada en este barrio, al igual que otros profesionales, escritores, poetas, músicos y dueñas de casa que se han organizado para realizar los dos cabildos abiertos "Por el barrio que soñamos", dos festivales "Por la defensa de nuestro patrimonio", rutas patrimoniales, lecturas literarias, la celebración del "Día del roto chileno, el roto sudaca", la página web www.elsitiodeyungay.cl, y nueve números de la revista "Bello barrio". Según ellos, "son iniciativas que han tenido como objetivo el rescate, defensa y promoción del primer barrio republicano de la ciudad de Santiago".

Fundado en 1839, Yungay ha concentrado parte importante del patrimonio arquitectónico de los siglos XIX y XX de la capital. En sus calles vivieron intelectuales como Ignacio Domeyko, Eusebio Lillo, Violeta Parra y Augusto D Halmar.

Enmarcada entre la Av. Bernardo O*Higgins, Cumming, Rosas y Matucana, hoy en la zona se levantan modernos lofts que son elegidos para vivir por profesionales jóvenes. Pero también en Yungay se alternan poblaciones de casas modestas, junto a centros culturales y sociales formando un heterogéneo circuito y polo de desarrollo. Algunos de sus sitios imperdibles son la figura del Roto Chileno, esculpida por Virginio Arias en la principal plaza; la iglesia San Saturnino, la casa de Luis Montt, el Museo de Arte popular americano, la Peluquería Francesa, el cité Adriana Cousiño, basílica y convento de la Congregación de las Hijas de San José, el Teatro Novedades, Tejidos Caffarena, la casa del Colegio de Profesores, la iglesia de los Capuchinos y la Fundación Víctor Jara.

En la actualidad, los vecinos trabajan en la creación de un canal de televisión por internet sobre identidad e historia. También proyectan la instalación de una señalética en diez plazas y parques, que contenga el plano del sector norponiente de Santiago, difundiendo sus hitos de valor patrimonial.

Planean abrir la "Escuela de artes y oficios Fermín Vivaceta"; y con el fin de generar espacios de encuentro con otras zonas patrimoniales de Chile acaban de organizar el Primer Seminario de Gestión Patrimonial y Participación Comunitaria.

Para celebrar el Día del Patrimonio, el comité de vecinos invita a recorrer sus callles. La primera visita guiada comenzará hoy a las 11 de la mañana en la iglesia Andacollo, ubicada en Mapocho con Cumming, y la segunda ruta partirá a mediodía desde la Plaza Yungay. Todos serán bienvenidos.

Casa Stirling en Tierra del Fuego

Trescientas libras esterlinas (más 50 por el traslado) costó en Inglaterra la construcción de una casa prefabricada, encomendada por misioneros anglicanos para sus labores en la Patagonia. Conocida como la "Iron house" (casa de hierro) o "Stirling house" (por el apellido del misionero que la encomendó), se la considera la primera edificación de su tipo erigida por europeos en Tierra del Fuego, ya que las anteriores eran rústicas cabañas. La vida de esta casa de raíces inglesas ha sido tremendamente movida. La instalaron primero en Ushuaia, luego en la isla Hoste (Chile) y finalmente en la bahía Douglas de la isla Navarino, donde la misión se cerró en 1917.

En 2003, la Casa Stirling fue declarada Monumento Nacional, pero pocos la podían visitar en su remoto emplazamiento, inaccesible por tierra. Hasta que surgió la idea de una "minga" con la ayuda de la Armada, para llevarla por barco a un costado del museo de Puerto Williams. La casa llegó a puerto, hoy está pintada de naranja y está siendo refaccionada, para sumarla a las atracciones del Museo Martín Gusinde, de la Dibam, que en los últimos tres años ha recibido la visita de de 17.000 personas (60% de extranjeros), según explica su directora, Paola Grendi. La idea es que la casa Stirling cuente su historia y la de sus habitantes (incluidas entrevistas a personas que vivieron allí) y que un par de sus habitaciones se acondicionen a la usanza de la época.

Este remoto museo -el más austral del mundo, según sus responsables-, lleva el nombre del sacerdote y profesor del Liceo Alemán Martín Gusinde, quien investigó a los yaganes (se despliegan algunas piezas que él recolectó). Aparte de una revisión de los pueblos originarios de la zona, también se relatan las huellas de los exploradores -incluidos los restos de un memorial dejado por Fitz Roy en el monte Skyring- y se da cuenta de la especial naturaleza de Tierra del Fuego. Con la adición de la Casa Stirling, este esforzado museo, remodelado hace poco, busca fortalecerse como "lugar de encuentro" de su comunidad y sumar atractivo al lugar, que afronta la activa competencia turística de la ciudad argentina de Ushuaia.

Joomla templates by a4joomla